+INFO

lunes, 5 de diciembre de 2011

Otro momento de reflexión

Una vez leí en el blog de Démo una frase que siempre me rondó..

Yo siempre fui de las de "no le hagas a los demás, lo que no te gusta que te hagan a ti"

Y, al mismo tiempo, cómo me tengo por bastante detallista, tiendo a pensar que algo que me gusta a mí va a gustarle a los demás... no hablo de objetos materiales; sino de detalles, una llamada, una forma distinta de regalar, no regalar por su valor económico sino por el "curre" que te pasas...

Yo no pretendo recibirlo porque cada uno es como es pero sí cometo un terrible error. Y es pensar que los demás lo van a recibir cómo lo recibiría yo. Si algo me hace mucha ilusión... creo que va a hacerla .. y me frustro. Es decir, me frustro yo y se frustra la otra persona.

La famosa frase de Démo es "no trates a los demás como quieres que te traten a ti, sino cómo ellos quieren ser tratados"

Y puedo decir que en algunos casos me resulta tremendamente difícil.

14 comentarios:

Sandra dijo...

No se si estas frustrada o solo reflexionas. Estoy totalmente de acuerdo contigo, tienes que tratar a la gente como quieres que te trate a ti, es sencillo, solo consiste en ponerte en el lugar del otro.

Guapetona estoy por aqui, pero ando de lios y gestiones, entrando y saliendo, a ver si ponemos orden esta tarde eh!.

Besos.

Aurora dijo...

Yo creo que de forma inconsciente generamos expectativas sobre todo lo que nos rodea y esas expectativas las creamos en base a lo que nos gusta a nosotros o a como nosotros vemos la vida, y creo además que no puede ser de otra forma, esperando que nuestra actitud afecte de forma positiva, sin darnos cuenta de que cada uno ve el mundo a su manera, por lo que aún estando de acuerdo con la frase de Démo (que es una verdad como un mundo), la realidad es que contamos con que lo que nos entusiasma a nosotros tendrá la misma respuesta, y la decepción es inevitable, no sólo por no ver cumplidas nuestras espectativas, sino porque no cumplimos con las expectativas del otro, y por otro lado es normal querer obtener satisfacción con las cosas que hacemos, por lo que no creo que sea posible disfrutar haciendo algo que no compartes, por mucho que sea lo que la otra persona espera... Ah Maba, me has sacado el tema...
jajajajajaja

besitos

MORLA dijo...

Sólo si conoces bien a la otra persona es posible acertar de pleno con el regalo. Y es hermoso hacerlo, verdad?
Si el grado de implicación no es tanta, es más difícil, y es entonces cuando te dejas guiar por aquello que a ti te gustaría. Es lo más natural, y creo que ante todo, hay que valorar el gesto, más que el regalo en concreto, no? a veces los regalos más raros e inesperados son los que nos marcan y nos gusta conservar...

A mi también me gusta reflexionar, ya ves...

besos

Susana dijo...

Supongo que lo mejor es no poner demasiadas expectativas, uno hace las cosas lo mejor que sabe, los demás apreciar el detalle.


Petó

Anónimo dijo...

mira, yo siento exactamente la misma frustración que tú... y sí, creo que también me equivoco en algo... no sé...
muaaaaaks!!
LP

dina dijo...

Debo decir q el tema me frustra bastante, porq siempre me esfuerzo muchísimo a la hora de regalar intentando sorprender y q el regalo guste de verdad y luego no suele venir de vuelta y me da una rabia!!!!
Pásate porelblog q tengo sorteo!!

Belén dijo...

Yo también trabajo bastante en el tema detalles y pocas veces me lo han agradecido. Pero no puedo dejar de hacerlo...Y sí, hay que ponerse en el lugar del otro a la hora de regalar o de tratar a esa persona, pero no sé porqué, casi nunca lo hacen con uno...je,je. Besos guapa!

Alma dijo...

No sabes lo que te entiendo maba. A mi me llama el husband ONG "ya está aqui la ONG" me dice cada 2x3, y es que siempre, pero siempre intento tener detalles con los que me rodean, sin esperar nada a cambio. Para mi es suficiente con que guste y haga ilusión. Lo malo es qu eno siempre es asñi... y llevo un chasco, pero bueno... ¿lo peor? qu eno escarmiento.

Un besote y feliz día de fiesta!!!

Mariantxu dijo...

cómo te entiendo maba! a mí m pasa igual... me esfuerzo en preparar algo ocn ilusión, busco el regalo , el detalle perfecto... y cuando lo entrego es un ..... desilusion... y mi marido me riñe por molestarme tanto con personas que no aprecian lo que yo hago... así que te entiendo, pero te animo a que sigas siendo así.... es mucho más verdadero!
Bss

Martha dijo...

Es que es tremendamente difícil. Es prácticamente imposible saber como quiere todo el mundo ser tratado. Puedes llegar a conocer a un puñado de personas lo suficientemente bien como para saberlo, pero ¿de todo el mundo? Además, mucha gente no deja saber...

Así que, no te frustres...no eres adivina y no tienes por qué serlo. Sé feliz siendo como tu eres...he ahí el secreto (bajo mi punto de vista) y los que te quieren también serán felices y adorarán tus detalles, tus regalos y tu sóla presencia ^^

Besicos!

The Breakfast Lover dijo...

Pues la verdad es que la frase de Demo tiene toda la razón, a mi me pasa como a ti. De todas maneras no siempre es fácil saber como quieren ser tratados los demas..

Edelia dijo...

yo siempre me acuerdo de eso de "no quieras para los demás lo que no quieres para ti". A veces pienso que a los demás se les olvidó; o quizás ya no se dice suficientemente a menudo...

Anita Patata Frita dijo...

Las relaciones entre seres humanos son un misterio... si fueramos como los perretes con olernos el culo acertariamos. Se que suena a animalada pero yo me entiedo. Ánimo!

mysmallhobbies dijo...

YO soy de la misma opinión que tú, y no puedo cambiar. Siempre me pongo en la piel del otro como si fuera yo y luego vienen los chascos que me llevo. Frustación al máximo.
Pero ánimo seguro que por una frustación, varias satisfacciones a cambio
Besos
Emma