+INFO

martes, 13 de abril de 2010

Desde la libertad y sus límites. Pido ayuda


Antes de irme, el post que se quedó planteaba varias cosas.. una de ellas era la de la libertad... y escribí esto:

"yo soy libre para hacer algo.. pero alguien es libre para estar en desacuerdo... cómo lo combino?

cómo hago para no condicionar, ni coartar, la libertad de otro.... cuándo hace daño??? "


en algún comentario salió la frase de "tu libertad termina donde empieza la del otro" ... el caso es que podría mirar en google, claro, salen páginas de ética, de frases célebres y hasta de derecho civil pero... me gustaría pedir ayuda.

A quien le apetezca, ¿me podría poner un ejemplo de la frase? Es decir, cuando se usa, se usa pensando en algo....

Voy a ir más allá.. voy a explicar a qué me refería yo, exactamente....

hace tiempo, se me prohibió una cosa que me encantaba.... algo que era muy mío pero que a otra persona le hacía daño. De la misma forma, yo también prohibí algo (en mi caso, yo prohibí hablar con una ex)...

de todo eso yo aprendí que no se debe prohibir nada.. que cada uno es libre para hacer lo que quiere... yo soy libre para hablar con un ex, por ejemplo, como el otro es libre de enfadarse o de que le siente mal..

Cómo creo que aprendí la lección... se me planteó algo... y mi respuesta fue "tienes que hacer lo que tú quieras"... y sólo decir la frase me estaba haciendo daño porque yo no quería que lo hiciera.... pero....¿dónde está el límite? ¿qué valor tiene que alguien no haga algo que desea por no hacer daño a otra persona?

Mi problema es que me cuesta mucho asumir que, quizás, lo que estoy haciendo sea prohibir o plantear una restricción.. no hay chantaje emocional.. dije lo que pensaba, con razonamientos lógicos... pero cambié la decisión de otra persona.

De verdad que me encantaría que me ayudarais con ejemplos a entender un poco más... de qué va la libertad...y si tiene límites...o si se pueden poner (que ya digo yo que no, de todas formas)

Por cierto, un poco más allá... no creo en las parejas o en las relaciones basadas en límites y restricciones... a mí me llegó con mi ración en mi momento... por eso tengo tanto lío con este tema




PD: me estoy poniendo al día con los blogs... pero no estoy dejando comentarios.. espero que a partir de mañana la cosa empiece a cambiar (Lo estoy deseando porque esta vuelta está siendo un poco terrible)

26 comentarios:

Aurora dijo...

Vaya! hoy soy la prime!!!!
Maba, yo creo que en este caso la libertad es la confianza en la otra persona, si hay confianza no es necesario poner límites, no se si es de mucha ayuda
que tengas un buen día y ojalá alguien te resuelva este problemilla!
besos

dina dijo...

Desde mi punto de vista toda relación ya sea de amor o amistad se basa en algún tipo de trato q se ha ido forjando con los años...me explico, entre mis amigas(somos 4)por ejemplo teniamos el trato de nunca ennoviarnos con el ex de otra, no era nada q hubiésemos hablado ni especificado, pero era asi.En las relaciones de pareja creo q pasa igual, si el otro es un poco considerado no hará cosas q te dañen, sin la necesidad de pedirlo previamente, no se trata de libertad, desde mi pto de vista es cuestión de compromiso.
Ojalá te sirva de algo!!
Un abrazo

julia dijo...

Mmmnnnn es complicado, nadie tiene el truco de como llevar la pareja lo mejor posible, siempre hay demasiado sentimientos de por medio como para pensar con la cabeza...pero aunque yo no crea en las prohibiciones tampoco porque lo que hacen es alejar en vez de acercar si creo en los tratos...Un toma y da...una pareja tiene que tener pequeños tratos para intentar ser lo más felices posibles. Un besito enormeeeeeee y espero haberte servido de ayuda, aunque tengo mis dudas.

A. dijo...

La pregunta que planteas es muy difícil de responder.
Como te han dicho, en el caso de una relación, la libertad es sinónimo de confianza, es decir, en la medida que confiamos en la otra persona esta tendrá libertad, pero claro, no es una libertad absoluta pues tiene que ser consciente que hay un margen, un tope que es el límite de la confianza, y aunque más allá aún exista libertad (porque creo que la libertad no tiene límites, se los imponemos nosotros) no puede adentrarse en ese terreno. Claro que mi concepto de libertad o confianza no será el mismo para mí que para el resto, y por eso hace falta consensuar, explícita o implícitamente. ¿Me explico?
Por otra parte, desde pequeña me han enseñado que mi libertad termina donde empieza la de los otros. Es decir: soy totalmente libre de ir cantando a las 5 de la mañana por la calle, pero en el momento que pueda molestar, mi libertad se acabó y tengo que frenarme, aunque considere que soy libre para hacerlo.
Es algo muy abstracto y personal, y a veces te encuentras con personas que tienen un concepto totalmente opuesto, pero hablando se soluciona.
Y ya por último... (que me enrollo como una persiana...) creo que lo peor en las relaciones es poner premisas, no hagas esto, no hagas lo otro, porque a mi modo de ver, significa falta de madurez... creo que hemos de ser muy empáticos y ponernos en el lugar del otro, conocerlo para saber cómo actuar y que límites autoimponernos, porque en la medida que los imponga el otro, la cosa empezará a fallar... es lo que me dice mi corta experiencia.

Bss y que bien que hayas vuelto, es un placer reflexionar sobre temas como éste

Martha dijo...

Vamos a ver, yo creo que para esa frase no hay un medidor estandar. Es decir, tu libertad acaba dónde empieza la del otro, pero ese otro no puede especificarte dónde empieza la suya para que tu tenga un límite claro de la tuya. No sé si me explico...Cada cual debe tener claro dónde empieza la libertad del otro para no hacerle daño. Y el problema reside en que cada uno lo verá de una manera. Quizás hagas con dos personas lo mismo y a una la ofendas porque piensa que has pasado esa línea y a la otra no, porque da a su línea tiene un área mayor. Supongo que es por eso por lo que al final nos alejamos de unas personas y nos acercamos a otras...la gente se va uniendo a aquellos con los que está agusto, con esos que no cruzan su línea.

1 besazo guapa!

Anita Patata Frita dijo...

Uff que lio no?? bueno mi relación empezó con muchas prohibiciones absurdas que a lo único que me llevaron es a dejarla, luego se retomo desde el punto de vista de que hay que hacer todo lo que uno quiera o necesite siempre teniendo en cuenta al otro, y nos va muuuuucho mejor, pero eso se ve poco a poco y hasta donde haces o no haces daño, no hay una máxima estandar para esas cosas. :) siento no poder ayudarte más, jo es que estas cosas son complicadísimas.

Cosechadel66.es dijo...

Se equivoca quien piensa que la libertad es sólo pedir, la libertad, al pertenecer a todos, es un "fondo común". Es dar y recibir, y eso conlleva decisiones.No se es mas o menos libre por "dejar a nadie hacer", porque como te pasa a ti, implica la libertad de tu enfado tanto como la libertad de su accion. Libertad es elección, lo que no implica que no hagas daño al elegir.

Me parece que no te he ayudado....

Carpe Diem

Moda Elle dijo...

Pufff, qué complicado!!!!

A ver, yo confio mucho en mi pareja, y eso hace que no le ponga restricción alguna a su libertad. Yo creo que en eso radica todo, en confiar en la otra persona (creo que ya somos unos cuantos comentarios los que opinamos parecido, no?). No te puedo poner ningún ejemplo, no se me ocurre nada, pero yo creo que si tú quieres hacer algo que a él no le guste, con el paso del tiempo y la confianza él lo entenderá y no pondrá trabas a tu libertad (y viceversa).

Espero haberte ayudado y no haberte liado más!!!!

Mil besos.

YaS dijo...

Pues sinceramente, yo te cuento como va lo mío, hay unas reglas (no escritas) entre los dos. Y él hace lo que quiere y yo también, a mi no me molestaría que hablara con alguien la verdad, pero no sé...es que depende de cada pareja, de cada situación. Por supuesto que no voy a permitir que se acueste con otra, porque sabe las consecuencias, se acaba y ya está.
Y me imagino que cada persona tiene su código ético, yo sé que no hago algo porque a él le molesta, pero si me lo pasara por el forro lo que a él le molestara pues lo haría.

Yo no sería capaz porque mi educación no me lo permite de decirle "NO HABLES CON FULANITA"

Besootes y creo que no solucioné nada jajaj ni te dije las cosas claras...aiii que me hago un lio!

Sandra dijo...

No estoy en condiciones de opinar, pero haré un esfuerzo, por ser tu.

Lo de la libertad tuya y la de los demas bla bla... es relativo, porque no se mide con el mismo báremo cuando tu consideras que tienes libertad para hacer tal o cual cosa, y cuando lo considera la otra persona. Para que eso fuera totalmente cierto, todos tendriamos que tener los mismos valores morales, o eticos.

Respecto a la pareja, pues es q depende, de las experiencias de cada uno, del grado de confianza, de como sea cada uno, y de lo que a cada uno le molesta. No se si me explico. No es lo mismo que tu novio tenga amistad con una chica, a que la tenga con una ex, por poner un ejemplo.

Tambien creo que no se trata de prohibir, se trata de q la otra persona tiene q ser consciente de lo que duele y lo que no.

En fin nena, historias de parejas... que no esta el horno pa bollos.

Besitos.

Gratis total dijo...

ay, no he entendido nada!

Anónimo dijo...

yo creo que cuando nos comprometemos, perdemos inevitablemente un poco de libertad... eso es inevitable. sin embargo creo que somos libres siempre que se nos acepte tal y como somos y aceptemos a los demás tal y como son, con sus cosas malas (que pueden hacenos daño) y sus cosas buenas (que nos gustan). lo mismo ocurre con los amigos... a veces hacen cosas que nos duelen, pero a pesar de todo, seguimos queriéndolos no??? el problema es que cuando el compromiso va más allá, a veces sentimos que tenemos derecho a exigir algo más... no sé.
todo este rollo pa no poner ningún ejemplo ni ná... creo que hasta yo misma me he liado más.
en conclusión... confia. es posible que así encuentres la libertad... creo yo. o no.
muaks!!!
LP

YoMisma dijo...

La libertad es lo que nos hace personas a cada uno.

No se puede llegar en una pareja a obligar a alguien a que deje de hacer una cosa a cambio de otra, con el tiempo se tratará de computar si es igual de "malo" esto que me has prohibido que lo que yo te prohibí a ti. Y se puede acabar comerciando actitudes, vamo, imposible.

Jugando con las palabras, cada uno es libre de sus decisiones, y entre estas está si quieres hacer o no daño a alguien, haciendo algo que sabes que no le gusta, o hasta que punto evitarás decir lo que piensas para que la otra persona no se sienta coartada para dejar de hacer algo.

La libertad sin duda termina cuando no estas solo, cuando tienes que tener cuidado en no ir pisando sentimientos.

No creo que te haya aclarado nada... :S

Saludines,
YoMisma

Bimbi dijo...

Yo opino como Aurora, creo que la libertad se basa en la confianza.
Cuando se empieza con prohibiciones la cosa no puede salir bien.

Un besote

CaféOlé dijo...

Creo que las relaciones, tanto sentimentales como de cualquier otro tipo, tienen una serie de límites que, normalmente, están basados en el sentido común. Una cosa es libertad y otra libertinaje!
Lo de las prohibiciones y sacrificios no me parece sano para la relación en sí: al final, el simple hecho de la renuncia acaba creando conflictos que se van enquistando y que acaban explotando en el momento más inoportuno.
No conozco los detalles de tu historia pero hay que renunciar a algo que te hace feliz y, objetivamente, no hace daño a nadie sólo porque otra persona sufre con ello? Y, al revés, tiene el otro que renunciar a algo sólo porque a nosotros nos parece mal?
A lo mejor, más que de prohibir o sacrificarse, se trata de que cada uno solucione sus inseguridades, sus miedos y sus prejuicios y los deje fuera de la relación.
Un beso grande.

DANYGIRL dijo...

Yo suelo decir que en una pareja ni se puede prohibir, ni se puede obligar!! Y por eso nos guiamos mi pareja y yo..simplemente hay que aceptar al otro tal y como es...y tal y como cambia con el paso del tiempo!

Tanuchi dijo...

Me gustaría ayudarte, pero todavía me estoy recuperando de la despedida de soltera que tuve el sábado...así que no estoy muy filosófica...
De todas formas, dónde está el límite de la libertad es algo muy difícil de definir o imposible... Lo que está claro es que una pareja con prohibiciones es difícil que resulte, yo creo que más bien se trata de concesiones... Siempre habrá algo que no te guste demasiado, pero puedes soportarlo si ves que la otra parte llega a hacer lo mismo por ti en algún momento... Y siempre que haya un razonamiento lógico (como tú dices) puede haber esas concesiones, el problema:lo que lo que a ti te parezca lógico, igual a la otra persona no...

No sé si te sirve de algo, pero es que es complicado entenderlo (y explicarlo)

Bss

Susana dijo...

Pues creo que voy a discrepar un poco...es verdad que restringir en una pareja puede parecer a priori que no es lo apropiado...pero y si sus acciones me hacen daño? Qué es más importante? Su libertad o mi felicidad?
Creo que como todo hay que tomarse las cosas con mesura y sentido común.
Mi pareja fuma, algo que me molesta y lo sabe...pero hemos llegado a un acuerdo, él no fuma dentro de casa...y yo no me meto con su vicio.
Creo que entre dos adultos lo importante es negociar, respectar y comprender...y sobre todo amar...con sus defectos incluidos.
Pero aún es más importante amararse a una misma.

alma máter dijo...

Uy! qué tema más personal.. Quizá mi concepto de libertad es distinto al tuyo.. Creo que eso depende de la pareja, y a ser posible, lo mejor es no tener que prohibir nada.
Creo que la libertad termina donde termina la confianza. Si no confias, prohibes, y si hay que prohibier es que algo falla. Cuando se pierde la confianza, pienso que se pierde todo...

Uff.. no sé.. es complicado dar una opinión, la verdad.

Un besote!!

Una Zamorana y un Sallentí dijo...

No he leído los otros comments, asi que a lo mejor me repito o pongo algo que poca gente esté de acuerdo.

Para mi libertad significa no poner límites a nada. Creo que es imposible ponerle vallas al campo y que si algo se prohibe pueden ocurrir mas cosas negativas que positivas. Y no sólo me refiero a eso de que lo prohibido da morbo y todo eso, sino al hecho de que la otra persona puede cumplirlo, pero pensar constantemente que lo hace por tí y en cualquier mal momento (por pequeño que sea) que te lo eche en cara.
Tambien puede ser que te lo prometa, pero no lo cumpla y en ese caso es peor para ambas partes: para la que no lo ha cumplido por remordimiento y para la que le obligó, por sufrimiento inutil.

Si la otra persona sabe que hay algo que no te gusta o que te hace daño, siempre puede decidir sin coacción y sólo porque tu le importas el dejar de hacerlo. O seguir haciéndolo, pero tratando de reducir el daño al mínimo.

Menudo rollo te he metido, no?

Pues eso, que espero que te ayude a aclarar las ideas.

Muchos besitos

Conchi

X dijo...

Un ejemplo de la famosa frase, que además te vendrá muy bien como fumadora, es que tú eres tan libre de fumarte un cigarro como el prójimo de no respirar el más mínimo microgramo de tu humo. Por ponernos gráficos, imagina que trazas una línea entre tú y esa otra persona, detrás de la cual el humo de tu cigarro empieza a afectarla. Pues ahí, en esa línea, acaba tu libertad, porque tú si quieres puedes fumar, faltaría más, pero él si quiere puede vivir sin tener que respirar el humo de otros, faltaría más. Por eso se dice que tu libertad, que la tienes, acaba donde empieza la del otro, que la tiene.

Más: "¿Qué valor tiene que alguien no haga algo que desea por no hacer daño a otra persona?". ¿Qué valor? Infinito, todo el del mundo. Así como siempre he dicho que la fidelidad no consiste en no desear a otros, sino en no hacer ese efectivo ese deseo, no puede haber más sacrificio en no hacer algo que realmente quieres por no herir a otra persona. No se puede pedir más. Si no haces algo que a otra persona molesta simplemente porque tú no quieres, entonces no hay sacrificio, aunque el resultado sea igualmente satisfactorio.

Dicho todo esto, estoy de acuerdo con Susana. Puede que restringir libertades esté mal visto, porque a todos se les llena la boca con la libertad y esas milongas, pero vamos a ver, tan libre eres tú de querer pintar el salón de azul como yo de no querer mi salón pintado de azul, ¿no? Ya me dirás cómo se soluciona eso sin límites ni restricciones, salvo una pared de cada color. Pues desde el momento en que surge una incompatibilidad, hay que negociar y va a haber una restricción para una de las dos partes (o para las dos, que es lo deseable). Puede que el mundo y la vida en pareja fuera más bonita sin restricciones, pero para eso no tendría que haber incompatibilidades y es casi imposible que no las haya.

Luego está el sentido común, el egoísmo, el pedir cosas que no tenemos derecho a pedir o el que nos hagan daño cosas que ni siquiera tenemos derecho a que nos hagan daño. Pero bueno, nadie te pone una pistola en la cabeza para estar con otra persona, si llega un punto en que mi pareja me dice que no soporta que siga hablando con mi ex y yo quiero seguir haciéndolo, hay que plantearse poner un punto y aparte. Esto, mal está que yo lo diga, está brillantemente expuesto (ya que me auto-cito, lo hago a lo grande xD) en mi post Unbeatable, por ejemplo (como tú misma dijiste, ultimátums no, gracias). Creo que se me quedan cosas en el tintero pero está bien para empezar.

Madame de Chevreuse dijo...

Bufff, menudo tema querida, filosófico, ético, político... En fin, no soy yo quién para dar consejos a nadie (soy egoista, dominante, intolerante, envidiosa y carezco de vida sentimental) pero creo que lo más sencillo es, efectivamente, dar al otro la libertad de elegir pero con todos los datos, haciédole saber qué te produce esa elección, por muy irracional o absurdo que parezca.
Espero haber aportado algo.
baci e abbracci

maba dijo...

Después del susto que me dio blogger borrando todos los comentarios.. agradecer la colaboración...

Aurora: totalmente de acuerdo, lo de la ex fue un ejemplo de algo que me pasó en el pasado... ahora mismo no es cuestión de confianza en el otro.. en todo caso, en mi misma

Dina: sí.. yo creo también que es ponerse un poco en la piel del otro pero aún así hay cosas que a ti te pueden hacer daño y,sin embargo, a mí me parece poco importante.. con lo que te dañaré sin darme cuenta

Julia: la teoría de los pactos también la conozco, hay parejas que tienen pactado el ser infieles.. no les supone ningún problema y los dos están de acuerdo; en este caso, más genérico, es más el hecho de que algo para uno es importante y para el otro, nada.. con lo que uno no es capaz de medir las consecuencias del acto en sí.. y el otro, al aclararlo siente que está imponiendo algo

A. totalmente de acuerdo contigo, en todo.. y especialmente en que cada uno tenemos que ponernos esos límites para no herir a los demás... pero, claro, antes o después será necesario explicar qué es importante para cada uno de los dos.. a mí no me molesta que mi pareja me diga "qué chica más guapa".. a otra gente le parece una falta de respeto hacia la pareja...

Martha: está claro que si alguien traspasa la línea "hace daño" muchas veces más te vale alejarte.. pero en una pareja para que no la traspase ni la primera vez.. a veces hace falta avisar... y ahí es donde yo tengo la duda: el límite entre "aviso, me hace daño" y "no lo hagas"

Anita: es que ese "hacer daño" es muy relativo, muy sutil y muy peligroso!!!! y para evitar el daño hay un roce muy peligroso también con la prohibición...

Cosecha: sí, y mucho. es un enfoque distinto.. y ese "no se es más o menos libre por dejar a nadie hacer" muy liberador

Moda elle: nada de liarnos! me está gustando leer vuestros comentarios y lo que me hacen pensar..
me da que te refieres más, como otros comentaristas a lo que puse de "prohibir hablar con la ex".. hoy por hoy está superado, fue algo del pasado de lo que me arrepentí mucho... en ese caso sí pienso que es una cuestión de confianza en la pareja (y en uno mismo)...

Yas: yo tampoco diré nunca (ya lo hice y espero no caer otra vez en ese error) lo de no hables con tal..
el tema es que si estás con alguien es muy complicado pasarte por el forro lo que siente,no?? si tú sabes que algo hace daño.. no creo que se lo vayas a hacer pero... si ese algo te apetece mucho, mucho, mucho.. ains

Sandra: de parejas y de otro tipo de relaciones... tú acabas de pasar por algo así... alguien es libre para decir lo que piensa.. aún sabiendo que te puede hacer daño.. debería callarse? o tú puedes prohibir hablar??

Raquel: como no! me sorprendes!

LP: totalmente de acuerdo.. pero a veces más que algo malo de una persona es un hecho concreto, aislado.. y no hablo de una ex..sino de hechos, cosas que pasn que se dicen, que se hacen..

maba dijo...

Yomisma: es que esa es la historia.. en una pareja callarse algo es malísimo... y decirlo puede llegar a ser prohibir.. ahí es donde me lío yo..

Bimbi: pero es que hace falta algo más que confianza porque esta la tienes pero sigue habiendo cosas que te pueden molestar (pro ahí están poniendo el ejemplo del tabaco... confianza toda pero...)

CaféOlé: sí, puede que sea así que haya que aparcar miedos prejuicios inseguridades pero a veces no es eso simplemente que hay cosas que te molestan .. y al otro le parecen lo más normal del mundo..

DanyGirl: yo a mi pareja la quiero por como es... lo acepto... estoy aprendiendo a convivir con esas cosas que gustan menos... pero.. siempre, siempre hay algún momento en que lo que uno quiere, choca con lo que quiere el otro... en la mía y en todas las parejas

Tanuchi. sí, se trata de ceder, como dice mi madre pero el tema está en ... cuándo estoy, sin quererlo realmente, llegando casi a prohibir??
qué tal de despedida???? tú como yo.. que las del sábado llegan al martes,no??jajaja.. y qué tal tu chico?? ya corretea por ahí? ;)

Susana:cuando uno no se quiere y se respeta es difícil que llegue a querer y respetar a otro..
has lanzado con tu comentario y el matiz que le dio X una "luz" sobre lo que pienso..

Alma: me has liado!! cuál es tu concepto de la libertad???
y, sí, totalmente de acuerdo en la cuestión libertad/confianza pero en los ejemplos del tabaco o de la pintura de las paredes (los ponen por aquí) .. no es cuestión de confianza..sino de acuerdos..o ¿prohibiciones?

Conchi: no, ningún rollo.. estoy encantada con vuestros comentarios... los distintos puntos de vista están siendo enriquecedores!
yo creo que en general, opino como tú.. sobre todo en la parte de que puede llegar un momento en que alguien diga "lo hice por ti" cuando no es verdad.. lo que ahcemos lo hacemos porque queremos aunque lo disfracemos de otra cosa.. pero es cierto que es necesario llegar a acuerdos sobre un montón de cosas para que funcione...y a veces algunas cosas parecen más imposiciones que acuerdos..

X: es que la última parte de tu comentario entra en la parte chunga de las prohibiciones.. pero todo lo anterior sí es aclaratorio de lo que pienso..
en otros comentarios se junta libertad y confianza pero tus ejemplos son claros, no es cuestión de confianza sino de que una opinión va a prevalecer sobre la otra... supongo que podría entrar " a debate" la forma de hacerlo.. "esto se hace así por mis cojones" o "podíamos hacer..qué te parece si..".. aunque en realidad es lo mismo... que el otro haga lo que yo quiero (más o menos)
en realidad, todo es un poco lo mismo.. hace años yo decía "yo soy así, no intentes cambiarme".. hace tiempo que pienso que no es cuestión de cambiar pero que es importante saber adaptarse y saber ceder.. y que el otro se adapte y ceda.. del mismo modo sé que no quiero estar con alguien que me prohíba cosas pero sí que hay que poner límites porque para cada uno estos están definidos de manera diferente ..

Madame: es que esa es la clave... no se trata de prohibir "haz esto porque sí" sino de explicar con confianza y respeto qué nos produce esa decisión.. y que el otro libremente decida.. y si decida lo que "yo quiero".. no es porque le obligo sino porque me quiere y no quiere hacerme daño...
o al menos esta es la conclusión a la que yo llegué después de todos estos comentarios

muchas gracias a todos por el esfuerzo.. me ha encantado leer vuestros comentarios y lo que me han hecho reflexionar

Tanuchi dijo...

Maba, creo que con el comentario de X queda todo dicho...
La despedida no fue nada del otro mundo, pero yo la "exprimí" al máximo, y así ando!
Él ya se mueve sin muletas, pero todavía le queda...(mínimo hasta que vaya a revisión el 26)
Gracias.

Bss

cloe dijo...

La libertad es poder dejar que cada uno haga lo que desee, y que no nos afecte, confiar a ciegas en la otra persona, lo cual es muy difícil.
Yo creo que las prohibiciones son más miedo de una misma que miedo a las actuaciones de él..