+INFO

lunes, 18 de julio de 2011

El tren


Mis recuerdos están muy ligados al tren. Y me encantaba ir en él. Me gustaba ir a buscar a mis abuelos a la estación. Nuestros viajes habituales eran ir al pueblo donde vivían mis abuelos (más bien, ciudad) y a Vigo. Dos o tres veces al año íbamos a Vigo, "de compras". Más tarde llegarían aquellas torturas psicológicas y/o psicothrillers llamados Talgo Santiago-Madrid, Chamartín, pero sería otra historia.

Y yo tenía muchas ganas de llevar a Daniela. Hay un trayecto, hasta Vilagarcía, que me parece precioso. De hecho, con esto de las líneas de Alta Velocidad que están horadando mi tierra dicen que desaparecen estas líneas "de siempre".


Foto de AgrupoCarril

Y por si las moscas y aprovechando las circunstancias, por fin, el sábado Daniela y yo subimos al tren. No es su primera vez. Pero conmigo en este cercanías, sí.

Y creo que aluciné yo más que ella. Es más, ella no alucinó nada. Le gustó, como le gusta todo lo que hacemos pero le pareció de lo más "normal". La que estaba alucinada era yo. Con los trenes. Con los vagones. Con los espacios para maletas. Con el descansillo de la puerta. Con la rapidez con que llegamos pero que desde el vagón no lo parecía.


El trayecto sigue siendo uno de los más bonitos del mundo (sin conocimiento de causa) y esa entrada en la ría, con la marea alta donde parece que estás viajando sobre el mar… tiene magia

foto de Samuciencias, en flickr

13 comentarios:

Anita Patata Frita dijo...

Los trenes por esos paisajes siempre tienen magia. Pero claro... los cojo tanto y por tanta llanura que yo los tengo atragantados jaja

theROOM by HmR dijo...

Yo he viajado poco en tren, quizá de mayor, pero de pequeña siempre ibamos en coche... mis recuerdos, inevitablemente, están ligados a peleas de niños y a broncas de los padres, incluso a algún pellizco de mi madre que siempre me caía a mi, por estar sentada en medio, a su alcance! :P

Virginia dijo...

Es cierto que los viajes en tren tienen un aura de romanticismo, al menos los trenes "de antes". Hace mucho que no viajo en tren.

loquevenmisojos dijo...

Viajar en tren tiene un encanto que no lo supera ningún otro medio. Yo hice por Italia un recorrido de una ciudad a otra en tren y guardo un recuerdo maravilloso.
Pero tiene que ser viajar en tren de una ciudad a otra, para mi el cercanias es lo peor y una de las cosas que mas odio de mi dia a dia.. los retrasos, el ir como una sardina en lata, los olores, calores.. ufff El cercanias de Madrid apesta!(Aunque gracias a la maravillosa red que tiene nos permite desplazarnos de una punta a otra de una forma antes impensable.. pero en menudas condiciones :-S)
Besos guapa!

Sra. T dijo...

Pues si, como dices tiene que ser un viaje mágico... yo si que me he imaginado yendo en el tren y rozando el mar ;)
Besotes

alma máter dijo...

Dan ganas de ir... ya sabes que no conozco Galicia y si.. ¡¡no tengo perdón!!!... pero después de leerte... qué ganitas de ir y subir a ese tren...

Precisamente ayer volví de la playa en tren, y precisamente ayer mientras me despedía del husband en la estación (que no en el andén...) le decía “jo, me acuerdo que antes dejaban a los acompañantes ir hasta el andén y estaban hasta el momento de salir el tren y te despedías diciendo adios por la ventana hasta que el cuello o la mano ya no daban más de sí.... y cuando llegabas siempre estaban los “tuyos” en el anden esperando.. Y no como ahora.. que resulta tan frío....”..

Un besote y feliz semanita!!!

Anónimo dijo...

mis recuerdos van más unidos a los autobuses que a los trenes... y los recuerdos de los autobuses... pues la verdad, tampoco es que sean muy buenos. son más bien aburridos y agobiantes!!! ;)
pero es cierto, los trenes (los de toda la vida, no los de alta velocidad) tienen un punto de romanticismo y nostalgia... no sé... entiendo que te provoque esas sensaciones revivir ese trayecto! precioso, por cierto.
muaks!!!
LP

Señor Werty dijo...

A Hugo de momento lo llevamos en bus que le encanta y hasta los 4 años monta gratis hehehe, pero tenemos ganas de ir en tren que siempre tiene un encanto especial.

Sau2

Environments dreamers dijo...

He viajado en tren, pero me encantaría hacerlo en un viaje con noche incluida, a través de paisajes desconocidos...debe ser una experiencia en toda regla!
Besos!
Victoria.

MORLA dijo...

guau! cuántas veces habré hecho ese recorrido en mis épocas de estudiante, de Pontevedra a Santiago los domingos y los viernes! y tienes razón, la ría de Arousa desde el tren es impresionante!
por cierto, me encantan tus vivencias con Daniela, creo que a mi me gustaría ser una madre así, que disfruta... enhorabuena!

Madame de Chevreuse dijo...

A mí, querida, el romanticismo del tren se me pasó desde que empecé a coger un cercanías (que algunos días ya huele a coliflor a las 8.00, no quiero saber el motivo). De todas formas, recuerdo la primera vez que monté en metro "el túnel tenebroso/misterioso", lo llamábamos, me parecía tan novedoso y apasionante...
Baci e abbracci

mysmallhobbies dijo...

Viajar en tren siempre me ha parecido muy relajante y un tanto especial.
El otro día vi un reportaje de un tren en Lleida que es de vapor, todavía funciona. No hay disponibilidad hasta octubre. Espero ir algún día
Besos
Emma

Susana dijo...

Dan ganas de subirse y perderse en él¡!

Petó