+INFO

jueves, 10 de mayo de 2012

Piedra, papel, tijera

Unos se comen a otros pero 



Source: google.nl via Lars on Pinterest



O pequeña losa, es necesario reducir gastos; macroeconomía, microeconomía, da igual, los resultados son los mismos. 






En forma de recortes, los viajes a Coruña semanales para dar clase, transformamos coche en tren, ajustamos horarios...






Todo lo que gano. Porque en este caso el balance es positivo. 


Papel del libro que, por fin, pude acabar. Papeles de los libros que podré leer, sin remordimientos, ni cansancio. 


Papel como símbolo ecológico, contamino menos.






Hacía años que no usaba el transporte público como rutina, desde los tiempos de Madrid. 
Desde que volví, los viajes en tren o bus eran esporádicos y se correspondían más con "aventuras" que con una necesidad. 


Ayer volví a esa rara sensación, un poco borreguil lo de subir y bajar juntos, a la vez. Salir todos de la estación. El extraño baile en los buses moviéndonos para no tocarnos demasiado. 


Pero todo lo que gané. Tiempo PARA MI. Un lujo. En el coche la tensión y la concentración no permiten disfrutar de la misma forma del viaje, sobre todo, cuando siempre llevas el "llego tarde" pegado. Y los paseos desde las paradas hasta los destinos. Porque no voy justa sino que tengo tiempo. Y más ahora, que por fin salió el sol y parece que quiere llegar la primavera. 




Piedra, papel, tijera... el papel gana a la piedra. 




16 comentarios:

YaS dijo...

Pues yo prefiero el transporte público.

Aquí es muy funcional, además meterse en coche en la ciudad es una tontería porque no hay donde aparcar!

Así que arriba el transporte público...siempre se puede leer, escuchar musica, inspirarse, mirar el paisaje...tantas cosas!!!!

Alma dijo...

Yo utilizo todos los días el transporte público, y la verdad es que lo agradezco y lo utilizo también como tiempo para mi, porque es el momento en el que leo. De hecho los libros que leo es gracias a ir en autobús y metro, sino sería imposible...

Un beso maba, y a disfrutar del solete, que ya había ganas...

Anónimo dijo...

mi vehículo habitual, una motito de 50cc, murió por varias razones (entre ellas me la intentaron robar y me fastidiaron la dirección) y como también estoy en modo recorte, no consigo llevar a arreglarla... más bien no consigo encontrar el momento de pagar la reparación. así que ahora combino transporte público y paseos. la verdad es que es poco rato en el autobús, con lo cual no lo disfruto mucho ni me da tiempo a leer, pero por las tardes, que vuelvo paseando, me encanta. y ahora que hace buen tiempo aún más.
los fines de semana que voy a verle a él, voy en tren. y son 3 horas de viaje super gustoso: siestita, película, lectura, música... aunque, eso sí, la vuelta siempre se hace más dura.
en cualquier caso, entiendo bien eso que dices de poder dedicarte ese rato a ti, sin estrés, dejándote llevar...
muaks!!
LP

Loqueven mis ojos dijo...

Yo utilizo tambien el tren todos los dias. Tendria posibilidad de ir en coche todo el trayecto pero me agobia, me pongo de mal humor y me hace empezar mal el dia.
El transporte publico tiene el encanto de ir despreocupada leyendo, pensando y blogeando pero siempre despreocupada.

Espero que todo vaya bien, que ultimamente estas muy ausente.
Un beso.

Dina Oltra dijo...

Yo adoro el tiempo para mi y tengo tan poco.....

Aurora dijo...

guauuuu! qué lujo, todos los días ese ratito par ti, para leer, para mirar por la ventanilla, para no hacer nada... sólo que te lleven, me re-chi-flan los viajes en tren... y yo que estaba feliz por hacer un tramo de trayecto al trabajo en autobús y otro paseando, y ahora soy una envidiosa jajajajjaja. Pues eso, disfruta del viaje y del "tiempo libre" que es casi una hora, verdad?

besitos guapa.. y padadlo bien el fin de semana que se presenta calentito!

Belén dijo...

Yo no conduzco, porque no quiero y no me gusta. Y reconozco que ese tiempo es solo mío y lo disfruto, leo, miro, escucho, escribo...Te entiendo perfectamente. Además, logras incorporar a tu rutina esa calma que con el coche, normalmente, se pierde. Un beso fuerte.

My small hobbies dijo...

Yo prefiero el transporte público tb, es el momento mío de mis reflexiones, de poder leer o escuchar mi música.

Besos
Emma

MORLA dijo...

Buena decisión, Maba! ¿Hay algun autobús que una capitales de provincia con pueblos perdidos de la provincia colindante a horas intempestivas? lo cogería yo encantada, para poder leer, pensar, dormir, relajarme... lo dicho, envidia te tengo!

besazos

Anita Patata Frita dijo...

Yo no tengo coche y el bus es mi medio, aunque casi todo lo hago a pie Albacete es pequeña, pero el bus con un libro es lo más!

poziomka dijo...

Me ha gustado este post :)
besos

Susana dijo...

Lo maravilloso es que en un ejercicio de recortes se vea la parte positiva, siempre hay algo de positivo en los cambios.

Petó

desde my ventana dijo...

Cualquier oportunidad de ganar tiempo para ti y serenidad es un lujo.

Espero que estés disfrutando mucho de este fin de semana

Un abrazo

Cecilia

tishta dijo...

Yo no puedo ni planteármelo, no existe esa posibilidad.
Aunque si sumamos que me encanta conducir, que tardaría el doble como poco en llegar(si hubiese), que se aparca bien, que ODIO las aglomeraciones de gente, que hasta la estación tengo que ir en coche y no se puede aparcar,... no sigo, queda clarito.

Un abrazo

Alicia dijo...

¡Que bonito! No lo podías haber expresado mejor. Bss

TERE dijo...

Pues, yo vivo en una ciudad tan pequena que en media hora la puedes recorrer de punta a punta... y solo ahora me doy cuenta de la suerte que tengo de poder ir a trabajar a pie, y hacer la compra y también ir al cine (aunque eso, cada vez menos porque cuesta un ojo de la cara)... bueno, el caso es que no necesito ni coche ni transporte publico y eso si que procura libertad y tranquilidad !