+INFO

jueves, 10 de septiembre de 2009

El reloj, el regreso

El año pasado me quejé de una cosa de mi casa.... el reloj del Ayuntamiento..

Una amiga que durante años (toda su infancia) vivió muy cerca también...me dijo que aún hoy (más de 20 años después) lo echa de menos.

Y yo nunca pensé que lo diría.. pero sin haberlo echado de menos en todo el verano (vamos, que ni me acordé).... fue llegar a casa y reencontrarme con él... me encantó...

Esta mañana remoloneando porque no me apetecía levantarme (a ver a quién le apetece).. sonó... y tocó sus campanadas...y se me puso una sonrisa que aún me dura... viva el reloj del ayuntamiento!

(yo, como mi hija, redescubriendo cosas)


viajo como las dóciles cometas
pero con una diferencia
nunca llego a encontrarme
con el cielo
De "Viajo", Despistes y franquezas (1990)

23 comentarios:

Beatriz dijo...

Mejor disfrutar de las campanas..anda que si te pilla "torcida" y tienes que estar aguantado las capanadas!!!!
Qué bonitos los reencuentros! Un beso. Bea

Madame de Chevreuse dijo...

Es lo que tenemos los humanos, que somos animales de costumbres, con una tormentosa relació amor/odio con nuestra rutina.
Baci e abbracci

coco dijo...

me has ppuesto a mí tb la sonrisa.


por cierto, el poema de hoy... brutal!


besos

baballa dijo...

Yo también he sonreído al leerlo.
Besos

Una Zamorana y un Sallentí dijo...

Mi chico siempre dice lo mismo cuando vuelve a casa.
Y es que aquí no hay muchas campanas, la verdad

Conchi

Girl From Lebanon dijo...

Yo es ahora cuando lo echo de menos :)

Bss!!!

cloe dijo...

La vida está hecha de pequeños detalles :)
besitos

YaS dijo...

Es que no hay nada como estar en casita...El chino hizo un cuento cuando era pequeñito que narraba las aventuras de un cerdito, el cuento se llama "En ningun sitio como en casa" jajaja Y siempre que llevo fuera de casa unos días me acuerdo.
Besootes y pasa un buen dia

Emma dijo...

Pequeñas cosas que nos hacen felices. Yo vivo muy cerca de la iglesia, anda ahora está sonando, y cuando vuelvo a casa y oigo las campandas no sé es una sensación muy especial. La lástima es que cada día veo menos el campanario con las nuevas construcciones.
Besos

NUT dijo...

Jajaja!
Al final nos acostumbramos a todo!

Besos.

Cosechadel66.es dijo...

Mejor tomarse las cosas asi, desde luego. Espero que no suene por la noche.

Carpe Diem

Tanuchi dijo...

Siempre es un placer volver a casa, y aunque a veces sea necesario salir de la rutina, también se agradece volver a ella.

Bss

el centollo mecánico dijo...

Es que es cierto que a veces no sabemos ni lo que queremos...aunque pa campanazos los que pega mi despertador a las siete...que curioso que cuando no suena no lo eche de menos ¡que cosas nooo!...jajaja...un saludo desde el Sur del Sur y te agrego a mi lista de favorit@s.

alma máter dijo...

Buenassss.... poquito a poco voy poniéndome al día. Bueno... he leido todas tus entradas desde que me fuí. La del día del parque de tu padre con la peque no sabes cómo me he sentido de identificada, y es que hay cada niño "suelto" que da pavor, de los que habría que llevar con correa y atadico bien corto. Reconozco que no me gusta el "ritual" parque: corrillos de madres de chachara que pasan de lo que hacen sus hijos, esos hijos que no hacen que molestar al tuyo, el querer coger los juguetes de los tuyos que luego se quedan por ahí dispersos... Uf!!! no me gusta nada!!!. La última que yo viví fue un pequeñajo de tres años que le arreo a la mía pequeña (5 años) un mordisco en el brazo que "pa" qué. Se le notaban los dientes a pesar de la camiseta, y claro me mosqueé, y va la madre y me suelta "son juegos de niños"... En fin... que lo de "ir al parque" es toda una aventura.
Enhorabuena por ser nombrada blog del día.
Y me alegro de ese despertar sonriente que has tenido!!.

Un beso fuertote!!!

Lidón B dijo...

esos pequeños detallesnuestrosdecadadía!! :-)

maba dijo...

Beatriz: tienen un sonido chulo

Madame: sí..lo bueno es que no me acordaba de ellas!!

Coco: pues si, pues sí.. viajar hasta el cielo..o por él..

Baballa: me alegro

Conchi. sí es que ...al final.. es una bonita banda sonora

Girlfrom: leí tu comentario de la entrada de hace casi un año! y...me doy cuenta de que las tienes que echar de menos

cloe: maravillosos

Yas: es que.. bueno.. es nuestro espacio,no cabe duda

emma: sonidos reconocibles..como los espacios

Nut: y menos mal!

cosecha:por la noche, para...las doce (+12) son las últimas

Tanuchi: está claro que sí... da igual que la rutina sea una casa..o estar todo el día de un lado para otro..lo importante es que tengamos detalles de estos..que nos vayan alegrando

cento (me permito la licencia) ... es que no creo que nadie eche de menos el sonido del despertador!!

alma máter: lo del parque me trae por la calle de la amargura.. adema´s, que sí, que son cosas de niños pero yo estoy todo el día detrás de la mía pegándole broncas!!!! pues los demás..ya podían también

lidon: seagradeceeldetalle

besos y muchas gracias

jose dijo...

Yo odio las campanas de la iglesia de mi pueblo. Mas bien, odio la forma tan estridente y prolongada con que el cura acostumbra a tocarlas. Cuando estás lejos resulta cargante, pero como te pille cerca de la plaza, no te deja ni mantener una conversación.
Bienvenida al mundo rutinario.
Veo que puedes volver a comentar en mi blog :-)

X dijo...

La verdad es que no tengo ningún campanario cerca, nunca oigo campanas salvo arriba del Miguelete, que sí que es algo digno de oír jajaja. Pero por mi barrio na de na, esto de ser de una gran urbe... xD

[ marc ] dijo...

Donde he veraneado toda mi vida, cerca de la isla de Arosa, el reloj del ayuntamiento además de las campanadas tiene una música inicial superchula y no sé, pero aun en día cuando la escucho me trae recuerdos y te hace saber que estás de vacaciones, es una cosa muy rara...

Un besazo

Nameji dijo...

Dichoso en todos los sentidos el reloj!!! JAjaa...
Es lo que tiene, vuelta a la rutina diaria.
Ah!!! No te habia comentado.Lo de madre soltera es de admirar, seguro que eres la mejor mami y si, soy de mas de ordenadaa!!!
Bsitos.

Deluxe dijo...

Al final todo lo que forma parte de nuestro entorno nos es familiar y se echa de menos, aunque sea ese sonido que a fuerza de escucharlo todos los días deja de molestar y se convierte en música celestial.
Bienvenida de nuevo, todas volvemos como las golondrinas.

Casandra dijo...

Me pasa lo mismo con las campanas del campanario: las escucho cada noche desde la cama y sin ellas no me duermo tan a gusto, es curioso. :)

Un besote, Maba!!!

maba dijo...

Jose: las del ayuntamiento si te pillan justo delante...son un poco molestas pero..la verdad..no son demsaiado estridentes
el cura toca las campanas???

X: esto de ser poble..es lo que tiene ;)

Marc: en tu caso..es el sonido de las vacaciones..etá claro..y qué chulo tenerlo!

Nameji: me encanta el reloj.. lo de ser madre soltera es una circunstancia, como otra cualquiera.. hago lo que puedo..creo que todos intentamos ser los mejores padres. aunque nos equivoquemos muchas veces

Deluxe: no nos queda otra que volver..pero...ya apetecía

Casandra: es que si estás cansada ni las oyes..y si estás despierta..da un gustito oirlas!

besos y muchas gracias